My HeyDay

Sometimes I think it is my mission to bring faith to the faithless, and doubt to the faithful


Chocolate

Anoche cerré los ojos, tratando de dormir. De repente, recuerdos de las chocolaterías del barrio medieval de Barcelona. Mi infancia siempre tuvo ese color amarillento de las fotos de los 1950s pero el sabor dulce de chocolate con churros. La escena se trasladó entonces a mis amigos de la ciudad, a las cenas que organizábamos para descubrir nuevos restaurantes (y sabores) y hablar de cine, política, música y sexo. Hacía tiempo que no pensaba en ellos y, de pronto, todo fue nostalgia.

Afuera se había instalado un nido en mi ventana, entre el ramaje. Las crías tenían apetito de medianoche, hasta que su madre les trajo algún insecto. Su vida era sencilla, prometedora, como la mía paseando por esas calles llenas de chocolaterías, dejando un hilo de baba mientras mi madre me arrastraba de la mano hacia la siguiente zapatería. "A ver si encontramos algo más económico, hijo". No había ninguna preocupación. Ella se encargaría de todo. Yo sólo tenía que concentrarme en recordar el olor del chocolate denso, recién hecho. Mmmmmmh....

Labels: ,

3 Responses to “Chocolate”

  1. # Blogger Goldie

    Yo quiero ser como Antonia Ruiz  

  2. # Anonymous JMV

    Hacía mucho tiempo que no pasaba por tu blog. Hace años te pregunté, a bocajarro, lo que pensabas hacer con tu vida. Has hecho ya muchas cosas y te encuentro de vuelta de muchos sitios. Y también con síntomas de nostalgia barcelonesa. Pero uno nunca sabe cuando debe volver. Se arriesga y decide. Y supongo que de vez en cuando duda de si su decisión fue acertada. Suerte.  

  3. # Blogger Oskar

    Dicen los que saben que la nariz es el principal motor de la memoria... mas aun si se trata de chocolate... un gran saludo desde Mexico  

Post a Comment



Poldavo (Alex). Get yours at flagrantdisregard.com/flickr

© 2006 My HeyDay | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.

Estadí­sticas