My HeyDay

Sometimes I think it is my mission to bring faith to the faithless, and doubt to the faithful


Lula, ¡te queremos!

El domingo, la cuarta democracia más poblada de la tierra (tras la India, EEUU e Indonesia), con 187 millones de sonrientes brasileños, vota reelegir a Lula o poner en su lugar al centrista/conservador, y presidente de Sao Paulo, Geraldo Alckmin.


Ambos son dos viejos zorros de la política brasileña. Llevan a tortas desde, por lo menos, 1984. Nada que ver con el sonriente politólogo de centro, aunque antiguo marxista, Fernando Henrique Cardoso (la hache se pronuncia gutural). Éste gobernó Brasil en los malos y los buenos momentos desde 1995 a 2003, llevándolo a las puertas del desarrollo. En los últimos años, lees el Economist, los informes del FMI o cualquier otra fuente para 'palpar' que opina el foro de Davos de Brasil, y te das cuenta de que lo consideran uno de los cinco grandes emergentes (junto a China, la India y Rusia, por lo menos). Y es que Brasil ha sido un no parar en los últimos años.

No sólo se convirtieron las playas de Ipanema y de Bahía en el epicentro de la música electrónica durante algunos años (como contaba yo mismo en La Moqueta Verde hace un tiempo). No sólo invaden sus productos y materias primas los mercados de medio mundo. Es que su PIB per cápita no para de mejorar, acercándolo rápidamente a niveles avanzados. Digámoslo pronto, son como España en 1990, dando el 'gran salto adelante' (esa época tan emocionante).

Sí, es cierto, todavía (2004) el 46% de la riqueza está en manos del 10% de la población, y el índice de Gini de desigualdad (alrededor del 5,7) no es mejor que el de sus vecinos latinoamericanos, esa región tan extremadamente desigualitaria.

También es cierto que la corrupción ha manchado hasta la médula al Partido de los Trabajadores, pero es que el PT no es diferente al resto de partidos brasileños, sometidos a un sistema de partidos desquiciante, y a una indisciplina de partido que da risa. Todo el mundo tiene incentivos para ser 'comprado', y lo cierto es que ha sido la única forma de organizar coaliciones para pasar leyes justas. Tanto con Cardoso como con Lula.

La reforma fiscal, esa sí que no. Nunca. Si lo pensamos, Brasil no es un país que necesite más impuestos (rozan el 37% de impuestos sobre el GDP, mucho más que EEUU, por ejemplo). Pero necesita 'otros' impuestos. Esos que gravan a los 'hard-to-tax'. A los del capital móvil que a un golpe de click pueden transferir su dinero a una cuenta en Bermuda o las Channel Islands. O Andorra (!).

Me dirán los economistas suecos que si quieres redistribuir, dedícate a hacerlo vía gasto público y no vía impuestos más progresivos, porque lo segundo es muy difícil de conseguir y lo primero es más contundente. La evidencia empírica les ampara.

Pero olvidan los contextos. Esto no es Europa. Ni el este asiático. Aquí la desigualdad es apabullante. Básicamente sucede que la concentración del capital (recordemos, más del 46% en menos del 10%) necesita de un sistema fiscal más progresivo. Menos impuestos al consumo (o menores tasas sobre los productos básicos), y mayores impuestos sobre las ganancias. Y un mínimo exento importante. Pero sobre todas las cosas, porque todas las anteriores son accesorias, es necesario a muerte una agencia tributaria profesional (nada de meter al del partido a trabajar ahí), muy bien remunerada (nada de ser 'tentable' a corruptelas), bastante autónoma del ministro de finanzas (autonomía 'protegida' por el presidente mismo), y expeditiva.

Esto ha funcionado en todas partes. Incluso en países sumamente corruptos. Cuando la gente ha observado que no se discrimina a la hora de perseguir al infractor, y que en la agencia te tratan como un cliente y no con actitud burocrática, los derechos y deberes quedan claros. Y el prestigio de la agencia sube en todas las encuestas. En España 1990, en Perú 1992, en Filipinas recientemente. En todas partes el fenómeno se repite, y los (por razones políticas) 'hard-to-tax' empiezan a responder y a pagar.

Esto es lo que quiso hacer Lula en la reforma que su ministro intentó pasar sin éxito en 2003 y 2004. En ese momento, la correlación de fuerzas, y la propia fuerza interna del PT frente a Lula, frenaron el gran salto adelante en la igualación de todos los brasileños.

Ahora Lula está con las manos más limpias. Si gana, será por si mismo, no por la maquinaria del partido. Con toda la cúpula del PT dimitida por la corrupción, y con toda la estructura política manchada por el trapicheo, si Lula gana, será por su carisma y nada más, y tendrá mayor libertad para pactar una coalición estable en el parlamento, lejos de los vaivenes del PT pretendiendo salvar sus 'constituencies'.

Es la hora, Lula. Este domingo.

Labels:

12 Responses to “Lula, ¡te queremos!”

  1. # Anonymous Jose M. Vega

    Hola. Leyendo tu interesante y bien expuesta información sobre Brasil comprendo un poco mejor a qué te dedicas y a qué te has dedicado. Con mi mensaje de hace un par de días, sin derecho a respuesta, no pretendí meterme en custiones personales sobre tu carrera y tu futuro. Se trataba sólo de consideraciones generales para discutir y si puede ser interpretado de otra forma te ruego que me excuses. Suerte  

  2. # Blogger Tok

    ay que comentarios más educados te hacen que envidia. iba yo leyendo el post y pensaba donde he visto esto de la agencia independiente que funciona tan bien, y yo en el economist? no, en los apuntes de derecho presupuestario? no, en el suplemento dominical del país? no que hay solo hablan de la nueva cara del cine español, dónde? dónde? es que tengo unos textos de un teórico joven, muy didáctico, un poco informal pero solvente, te los voy a reenviar a ver que te parecen, aunque es fujimorista!!!  

  3. # Blogger Tok

    por cierto a mi lula me cae divinamente, pero mi tia brasileña se empeña en decir que es negro! son muy estrictos con los antecedentes genéticos en ese país, y que lo único bueno que ha hecho es acabar con la prostitución infantil. no se que ser del país siempre lo distorsiona todo.  

  4. # Anonymous jmv

    tok, tok
    no te cachondees porque aunque fueran trozos de aquí y de allí, que no lo sé, dan un significado al conjunto para los que sabemos poco de Brasil. De eso se trata supongo.Visto desde lejos y desde lo poco que sé de él, Lula también me cae bien.

    Tú escribes un fotolog, tok. Eso es más fácil. Es como comentar cromos. Aunque haya cromos interesantes.  

  5. # Blogger Alex Guerrero

    Bueno, a mi el fotolog de tok y sus monos me produce una envidia increíble. Mucha.

    Oye Jose María. No leí tu mensaje (tengo que revisar!) pero tranquilo, todas las críticas son bienvenidas. Debería dedicarme más a escribir sobre este tipo de cosas que sobre mi mismo (que lo hago demasiado). Pero es que para mi este blog también es, y sobre todo, es, una terapia y diario personal. Al menos muchos días. Por eso parece un poco egocéntrico. Mil disculpas por ello: aunque te consolará saber que es el único espacio donde me concedo egocentrismo.

    Por lo demás, me suele parecer más interesante mirar a los demás que mirarme al espejo.  

  6. # Blogger Alex Guerrero

    Nada, jvm, no he encontrado tu comentario de hace dos días por ningún sitio. Ni lo recuerdo. ¿Podrías indicarme?

    Y hablando de todo y de nada, ¿tú escribes?  

  7. # Blogger Tok

    chema, chema, yo no tengo fotolog :)  

  8. # Anonymous jmv

    Era un mensaje enviado desde Myspace y a mi me figura como enviado. Pero si aun te interesa leerlo te lo reenvío a unas señas de email si me las mandas a

    jomvese@gmail.com

    Y, sí, escribo, pero tengo un blog espeso y congelado desde hace unos meses.

    Tok, tok puede que hoy esté también yo un poco espeso pero en tu enlace sale un algo a modo de fotolog.
    Besos
    tu Chema,chema  

  9. # Blogger ninest123 Ninest
  10. # Blogger ninest123 Ninest
  11. # Blogger ninest123 Ninest
  12. # Blogger ninest123 Ninest
Post a Comment



Poldavo (Alex). Get yours at flagrantdisregard.com/flickr

© 2006 My HeyDay | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.

Estadí­sticas